Ayer acabó nuestro curso de Escuela de Lettering con Marta y la verdad es que no ha podido ser más chulo! Ella es encantadora, tiene una paciencia infinita y una creatividad asombrosa. son 5 sesiones que cunden muchísimo: Marta explica y da unas pautas teóricas y luego se empieza la práctica en clase (y se continúa en casa).

Te pasas todo el mes caminando por la calle y fijándote en cada letra de cada rótulo, y es que es capaz de transmitir su pasión por las letras.

Si no tienes ni idea, como era mi caso, alucinas porque acabas siendo capaz de hacer cosas que nunca pensaste que podrías hacer. Un 10.

Bárbara Martínez

Escuela de lettering